lunes, 20 de octubre de 2008

Se borró la sonrisa...




Hacía muchas noches que despertaba asustada… en mis sueños, la sombra de un ladrón de sonrisas desaparecía… se desvanecía.

Esos temores volvían a mí en sueños una y otra vez, la explicación a esos sueños, la sabía, temía que la decepción anterior… el temor a la mentira, influyera en esta nueva ilusión, más aún sabiendo que no todas las personas actúan de la misma forma…

Pero me equivoque hay patrones en sus conductas que los hacen actuar de forma similar… los silencios volvieron…

A mí no me gustan los silencios, las personas que se van, que desaparecen sin decir nada, sin saber el por qué, eso me deja un sabor amargo, pues queda la mente y el corazón sin comprender nada, ellos necesitan y quieren tener respuestas… las buscan… no las encuentran.

Me pregunto, por qué este patrón se repite en mi vida, por qué hacen esto?...Que costará simplemente decir la verdad, si es que alguna vez te mintieron, o simplemente decir que les pasa…

Las cosas siempre debieran conversarse… los silencios otorgan muchas cosas, aunque esa conversación signifique borrar de tu rostro una sonrisa y saber que aquel ladrón que la había robado ya difícilmente la regresará.



¿Será que ahora que caigo de las estrellas en las que estuve unos meses, debo entender, qué en mi vida los sueños tienden a desaparecer?

11 comentarios:

amor en libertad dijo...

ten en cuenta que el silencio deja abierta la puerta de regreso, la ruptura no la deja abierta

un beso

Paqui dijo...

Querida Lorelay, de esos ladrones que hablas, desgraciadamente siempre han existido y existirán.
Pero por todo esto, debes ponerte una coraza y no permitir que los sentimientos te hagan daño.
La mentira, no debes permitirlo y el silencio, depende de como tú veas la situación. A veces el silencio es una respuesta pero otras veces es una despedida.
Animo y valorate que es lo más importante. Un besazo

Adriana dijo...

Lore intenta animarte, siempre hay quienes quieren llevarse un pedacito de ti, no lo pienses mucho y regalales algunas sonrisas que te aseguro que las necesitan mas que tu misma. Sonrisas, paciencia y buen humor... sigue adelante
Besos

Víctor Hugo dijo...

los silencios son dolorosos cuando no sabes por qué son o a qué se deben
Y desaparecer es aún mas doloroso para el que se queda esperando al otro que aparezca y explique qué ocurre o qué ocurrió...
Los hombres a veces actuamos así... por qué?
no lo sep.. puede haber varias razones...
Pero creo que tus conclusiones están bastante acertadas .... a veces las relaciones se construyen sobre castillos de mentiras y decir la verdad es muy vergonzoso.... y se opta por desaparecer...
En todo caso no todos actuamos igual

un abrazo imaginario

Mar y ella dijo...

Linda; hay un tema de Silvio que dice una frase acertadisima..
Los amores cobardes no llegan a amores ni a historias, se quedan allí, ni el recuerdo los puede salvar". .......Detesto a las personas que se diluyen sin decir nada....y aún no logro comprender esa opción ,si siemrpe es mejor decir a no decir.....
Animo......y que nadie borre tu sonrisa ni tu alegría...


Mariella

markin dijo...

Nuestra vida, sólo nuestra con sus egoismos y anhelos. Otorgaste tu sonrisa, y no hubo mal en ello... al contrario, probaste al otro ser: ¿qué hacía con ella? Y tienes la respuesta, supuesta (sin confirmar).

Como bien dices, los indicios son una cosa, como su regla general. que nos sorprendan para bien, no para mal.

Abrazo.

Siry dijo...

Hola
Esta semana todos los dias detallitos te esperan en mi casita, llegó el momento de compartir todos los premios y reconocimientos que tenía pendiente.

Feliz semana

Alpinista Solitario dijo...

La mentira y el silencio son las mas comunes formas que tiene el hombre para ocultar sus defectos... son en la mayoria de casos, imposibles de corregir, y hay por ende, que aprender a convivir con ello...

Seth dijo...

hola me gusto lo que lei...
un saludo

fernando dijo...

espero que los sueños sean bonitos y se hagan reliadad tus esperanzas. Besos.

La gata en el tejado caliente dijo...

Lore, a veces un silencio es una respuesta y es un por qué que grita más fuerte que cualquier explicación que te puedan dar. Yo concuerdo con que prefiero mil veces saber, pero a veces sólo el tiempo te da las respuestas. Si crees que el patrón se repite... quizás tengas que sentarte a analizar qué cosas ocurren para que el patrón se repita, a mí tb me ha pasado y me tuve que dar cuenta que bien o estaba buscando en los lugares equivocados, o estaba mandando las señales equivocadas... llega un momento en que los patrones desaparecen, y te das cuenta que hay personas que no vale la pena conserar por más oportunidades que les quieras dar. Creo que yo te dije cuando comenzaste a hablar sobre un nuevo personaje... tienes que tomarte las cosas con calma y analizar con cabeza fría... a veces nos dejamos llevar por los pajaritos y maripositas... y la caída duele más mientras más alto volamos... No tiene nada de malo equivocarse... lo malo es no aprender de los errores. Ya no permitas que se repitan los patrones, ahora ya tienes ejemplos entonces puedes seguir dejándolos en el pasado pero teniendo presente lo que te enseñaron. Y si se fueron sin decir por qué... allá ellos ya se lamentarán en su momento (lo hacen, alguno una vez me lo confesó) de lo que perdieron y lo que dejaron ir... Échales tierrita y no pienses más en eso, por difícil que sea... a veces hay gente que es mejor dejar ir y no volver a saber de ellos. Hay gente que no vale la pena conservar en tu vida, sé que ahora hay muchas cosas que te producen dolor... pero hay una luz al final del túnel... créeme que la hay :) todas las cosas que pasan son para enseñarte algo... y si no aprendes la lección, lastimosamente vas a tener que repetirla. Hay muchas cosas que no podemos controlar, pero podemos controlar como enfrentamos las dificultades y las cosas que nos duelen, tú tienes mucha gente que te quiere así que a aquél que desaparece sin decir motivos, échale tierra y cierra su libro, no lo vuelvas a abrir porque no vale la pena ;)
beso y sorry por el largo comentario!